Adviento

El Adviento es el período de cuatro domingos antes de Navidad, en espera del nacimiento del Niño Dios.

Adviento significa “Venir” en latín, porque es la venida de Jesús al mundo.

Los cristianos usan los cuatro domingos y semanas de Adviento para preparar y recordar el verdadero significado de la Navidad.

🌟 Historia del Adviento

La palabra “Adviento” se deriva de la palabra latina adventus, que significa “venida”, que es una traducción de la palabra griega parousia.

Los estudiosos creen que durante los siglos IV y V en España y en Galia, el Adviento fue un tiempo de preparación para el bautismo de los nuevos cristianos en la fiesta de la Epifanía de enero.

La celebración de la encarnación de Dios representada por la visita de los Reyes Magos al niño Jesús (Mateo 2:1), su bautismo en el río Jordán por Juan el Bautista (Juan 1:29), y su primer milagro en Caná (Juan 2:1).

Durante este tiempo de preparación, los cristianos pasaban 40 días en penitencia, oración y ayuno para prepararse para esta celebración; originalmente, había poca conexión entre el Adviento y la Navidad.

Para el siglo VI, sin embargo, los cristianos romanos habían atado el Adviento a la venida de Cristo.

Pero la “venida” que tenían en mente no era la primera venida de Cristo en el pesebre de Belén, sino su segunda venida en las nubes como juez del mundo.

No fue hasta la Edad Media que el tiempo de Adviento estuvo explícitamente ligado a la primera venida de Cristo en Navidad.

❄️ Significado del Adviento

Adviento, en el calendario eclesiástico cristiano, es el período de preparación para la celebración del nacimiento de Jesucristo en Navidad y también de preparación para la segunda venida de Cristo.

En las iglesias occidentales, el Adviento comienza el domingo más cercano al 30 de noviembre (Día de San Andrés) y es el comienzo del año litúrgico.

En muchas iglesias orientales, el ayuno de la Natividad es un período similar de penitencia y preparación que ocurre durante los 40 días antes de Navidad.

El significado litúrgico del tiempo de Adviento se refería a la doble “venida” de Jesús: la Encarnación en Belén y la Segunda Venida como juez al final de los tiempos.

Junto con la Cuaresma, se observaba como un tiempo penitencial, aunque no con el mismo rigor que la Cuaresma.

En consecuencia, el Adviento se convirtió cada vez más en la alegre anticipación del nacimiento de Jesús.

En muchos países está marcada por una variedad de celebraciones populares, como el encendido de velas de Adviento, una en cada uno de los cuatro domingos antes de Navidad.

En el catolicismo romano el color litúrgico tradicional para Adviento es el violeta; muchas otras denominaciones occidentales han adoptado el azul.

🎄 Corona de Adviento

La corona de Adviento es una guirnalda circular de ramas perennes que representan la eternidad.

En esa corona, normalmente se colocan cuatro o cinco velas. Durante el tiempo de Adviento, se enciende una vela en la corona cada domingo como parte de los servicios de Adviento.

Cada vela representa un aspecto de la preparación espiritual para la venida del Señor Jesucristo.

La iluminación de una corona de Adviento es una costumbre que comenzó en la Alemania del siglo XVI entre luteranos y católicos.

En el cristianismo occidental, el Adviento comienza el cuarto domingo antes del día de Navidad, o el domingo que más se aproxima al 30 de noviembre, y dura hasta la víspera de Navidad, o el 24 de diciembre.

En las ramas de la corona de Adviento hay cuatro velas: tres velas púrpura y una rosa. Una tradición más moderna es colocar una vela blanca en el centro de la corona.

En su conjunto, estas velas representan la venida de la luz de Cristo al mundo.

Cada semana de Adviento en domingo, se enciende una vela de Adviento en particular. La tradición católica establece que las cuatro velas, que representan las cuatro semanas de Adviento, cada una representa mil años, para sumar los 4,000 años desde el tiempo de Adán y Eva hasta el nacimiento del Salvador.

❄️ Significados de la Corona de Adviento

Para muchos cristianos, las coronas de Adviento son la forma favorita de celebrar el mes de diciembre hasta el día de Navidad.

Aunque las coronas de Adviento son populares entre los cristianos, muchos no son conscientes del rico significado y simbolismo de la tradición.

Si aprendemos este significado, podemos apreciarlo aún más.

Oscuridad y Luz

Las velas de Adviento demuestran fácilmente el fuerte contraste entre la oscuridad y la luz.

En la Biblia, se refiere a Cristo como la “Luz del Mundo” en contraste con la oscuridad del pecado.

La historia de la humanidad abarcó largas edades antes de que nuestro Salvador profetizado finalmente hiciera su aparición, y la promesa de Dios de hacer nuevas todas las cosas a través de él.

A medida que se acerca su Adviento, o “venida”, se enciende otra vela, y cada vela disipa un poco más la oscuridad.

Así, la corona de Adviento nos ayuda a contemplar espiritualmente el gran drama de la historia de la salvación que rodea el nacimiento del Dios encarnado que viene a redimir al género humano.

Forma Circular

La forma circular de la corona, sin principio ni fin, simboliza el amor completo e interminable de Dios por nosotros, un amor que envió a su Hijo al mundo para redimirnos de la maldición del pecado.

También representa la vida eterna que llega a ser nuestra a través de la fe en Jesucristo.

Cantidad de Velas

La corona de Adviento contiene tradicionalmente cuatro velas que se encienden, una a la vez, en cada uno de los cuatro domingos del tiempo de Adviento.

Cada vela representa 1.000 años.  Sumadas, las cuatro velas simbolizan los 4.000 años que la humanidad esperó al Salvador del mundo, desde Adán y Eva hasta Jesús, cuyo nacimiento fue predicho en el Antiguo Testamento.

Algunas tradiciones de coronas de Adviento también incluyen una quinta vela blanca, simbolizando la pureza del nacimiento de nuestro Señor Jesucristo, que se enciende en Nochebuena o el día de Navidad. 

Color

El violeta es un color litúrgico que se usa para significar un tiempo de oración, penitencia y sacrificio y se usa durante Adviento y Cuaresma.

El Adviento, también llamado “pequeña Cuaresma”, es el tiempo en que esperamos espiritualmente en nuestras “tinieblas” con la esperanza de nuestra redención prometida.

Así como lo hacía el mundo entero antes del nacimiento de Cristo, y así como lo hace el mundo entero ahora, así como esperamos ansiosamente su regreso prometido.

Cuatro semanas de Adviento

Cada una de las cuatro velas de Adviento tiene un significado profundo que se representa en las Cuatro Semanas del Adviento:

  • El primer domingo de Adviento simboliza la Esperanza con la “Vela del Profeta” que nos recuerda que Jesús viene.
  • El segundo domingo de Adviento simboliza la fe con la “Vela de Belén” que nos recuerda el viaje de María y José a Belén.
  • El tercer domingo de Adviento simboliza la Alegría con la “Vela del Pastor” que nos recuerda la Alegría que el mundo experimentó en el nacimiento de Jesús.
  • El cuarto domingo de Adviento simboliza la paz con el “Vela del Ángel” que nos recuerda el mensaje de los ángeles: “Paz en la Tierra, Buena Voluntad para con los Hombres”.